Las vacaciones en villas con piscina privada resultan una opción segura, cómoda e íntima a la hora de elegir tus vacaciones. Cárgate para la vuelta con descanso y privacidad en mayúsculas. ¡Disfruta al máximo con tu gente!

Villas con piscina privada

Los nuevos hábitos conducen a nuevas tendencias y la situación sanitaria global ha acentuado y a su vez acelerado propuestas íntimas a la hora de elegir el alojamiento. No es de extrañar que la elección de muchas familias y amigos concuerden con esta opción de alojamiento. En este panorama, las villas privadas se están convirtiendo en una elección vacacional al alza que vislumbra una tendencia cada vez más común. Y si le añadimos una piscina privada, ¿no suena mejor incluso? Sigue leyendo y descubre las razones por las que debes cambiar de alojamiento en tus próximas vacaciones.

Espacio para todos, incluidas las mascotas

En una villa privada con piscina tendrás espacio de sobra para todos. ¿Tienes mascotas? Pues a diferencia de la mayoría de aojamientos, aquí podrás contar con la compañía de estos amigos fieles.

Por otro lado, en otra opción de alojamiento tienes normalmente un espacio de entre 20 y 30 m2 mientras que en una villa de vacaciones es, por supuesto, mucho más grande. Y es que dispondrás de más de una habitación, ya que una casa de vacaciones cuenta con varias áreas interiores y exteriores. Por eso no solo dispondrás de mucho más espacio, sino también de una gran privacidad. Resulta, además, una ventaja añadida si en la villa se alojan muchas personas. La villa suele tener varios dormitorios y zonas exteriores e interiores que harán el disfrute de toda la familia tanto para estar cada uno en una zona como para poder juntarse todos y celebrar una comida familiar.

Además, alquilar una casa de vacaciones con un grupo grande también es muy barato. ¡Cuantos más seáis en el grupo, más barato saldrá por persona!

Opción segura

Elegir una villa privada con piscina resulta la elección que permitirá que tú, tu familia, pareja y tus amigos os encontréis a salvo, sin necesidad de interacción común con otras personas, en un espacio restringido y no controlado de higiene sanitaria. A diferencia de las demás opciones de alojamiento, las villas no cuentan con zonas comunes, como salas de espera, halls o zonas de recreo para sus clientes. Esto contribuye a minimizar así el riesgo de contagio. A su vez, evitas la posibilidad de encontrarte con aglomeraciones y a su vez existen muchas posibilidades de que el alojamiento, si es que está abierto, se llene o tenga que cerrar en cuanto se descubra un solo caso.

La posibilidad de moverte y disfrutar de esas vacaciones merecidas no ha desaparecido con las restricciones, al contrario, la opción de la villa con piscina es totalmente válida y segura.

Alojamiento sostenible

Este tipo de alojamientos se encuentran inmersos en zonas con un entorno medioambiental envidiable y expuesto hacia grandes panoramas visuales. La posibilidad de adentrarse en estos parajes a través de senderos y calles, constituyen una opción igualmente apetecible para aquellos que quieran seguir ejercitando cuerpo y mente.

Seguir con tu rutina de running, ejercicio al aire libre, meditar en el jardín de la villa o hacer yoga mientras contemplas la salida del sol en un espacio privado, único y exclusivo es otra de las posibilidades que te ofrece la villa. Mens sana in corpore sano.

A diferencia de otros alojamientos que consumen una cantidad considerable de recursos continuamente para acondicionar la estancia de sus huéspedes, en las villas de vacaciones los recursos se usan en menor escala.  Así, contribuyen a la sostenibilidad medioambiental. Si reciclas puedes seguir haciéndolo, si decides cargar tu coche eléctrico cuentas con un garaje privado en el que podrás hacerlo, si decides no encender el aire acondicionado todo el tiempo puedes hacerlo porque tienes espacios exteriores donde pasar el rato.

Mimetizarte con el entorno y cuidar el planeta es posible.

A tu ritmo

¿Un cine de verano? ¿Juegos en la piscina? ¿Una barbacoa? ¿Unas copas en la piscina? ¿Un chapuzón nocturno? Estos son algunos de los planes que puedes hacer en una villa con piscina privada de vacaciones.

La posibilidad de pasar una tarde en la piscina hasta altas horas de la noche jugando con la familia o simplemente disfrutando de las noches de verano con un coctel y la mejor compañía, son planes que muy difícilmente podrás realizar en otros alojamientos y que la privacidad de la villa privada con piscina te permite.

De igual manera, disfrutar de una barbacoa en amigos mientras puedas darte un chapuzón o mientras puedas servirte lo que te apetezca. Montarte un cine de verano exclusivo y privado con un proyector en la zona del jardín o disfrutar de un desayuno privado, al aire libre y contemplando la mañana son planes que ningún otro alojamiento puede permitirte realizar con tanta libertad. A tu ritmo, hasta la hora que quieras y sin limitaciones. Como si estuvieras en tu casa. Eso sí, ¡Siempre con responsabilidad! 

Ahora que conoces algunos beneficios a la hora de elegir alojamiento lo único que queda es planearlo, reservar y hacerte a la idea de que esta escapada será una experiencia. Sea lo que sea lo que te haga sentir como en casa, en una villa con piscina privada lo encontrarás.

Reserva Sin Depósito por Desperfectos

Cancelación Gratuita

Devolución Íntegra de tu Reserva

GARANTÍA COVID

Tienes la garantía de devolución de todo tu dinero, en caso de que vuelvan las restricciones o los cierres perimetrales y no puedas viajar.

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros

Por teléfono

Nos puedes llamar al +34 966 497 016

Por email

Escríbenos a hello@villasguzman.com

    He leído y acepto la política de privacidad.